EL CLIMA
CD. VICTORIA
El tiempo - Tutiempo.net
NVO. LAREDO
El tiempo - Tutiempo.net
REYNOSA
El tiempo - Tutiempo.net
MATAMOROS
El tiempo - Tutiempo.net
TAMPICO
El tiempo - Tutiempo.net
Un “desastre”, los Foros por la Pacificación
NACIONAL | | 2018-08-22 | Proceso
López Obrador y Javier Corral en la apertura de foros, en Ciudad Juárez. Foto: Twitter @Javier_Corral López Obrador y Javier Corral en la apertura de foros, en Ciudad Juárez. Foto: Twitter @Javier_Corral
Los cuatro primeros Foros por la Pacificación Nacional han sido un fracaso, a decir de las madres de los desaparecidos. Y, según los entrevistados, parece que las cosas se agravarán, pues el próximo encuentro, que se realizará en Cuernavaca el martes 21, no estará abierto al público. El sacerdote michoacano José Luis Segura calificó el encuentro del miércoles 15 en Morelia como “el dichoso foro loro”, pues dejó la impresión de estar mal preparado y estuvo lleno de discursos vacíos.
Los Foros por la Pacificación y Reconciliación Nacional, convocados por Andrés Manuel López Obrador para armar su propuesta de pacificación con base en consultas con las víctimas de la violencia y con otros sectores sociales, van de tropiezo en tropiezo. Así lo evidencian los testimonios de quienes han participado en algunos de los foros realizados en Ciudad Juárez, Torreón, Morelia y La Huacana, Michoacán. Sus experiencias oscilan entre el terror y la decepción.

Apenas se han efectuado cuatro eventos y ya comenzaron las deserciones en el equipo. Uno de los organizadores que abandonaron el barco tras la desastrosa consulta del miércoles 15 en la Tierra Caliente michoacana comenta a Proceso que es preocupante la improvisación, así como la falta de protocolos internos para cuidar a víctimas, los aspectos de seguridad y el poco conocimiento de cada contexto local.

Ni siquiera el inacabado Manual operativo de los Foros Escucha –que señala como primer mandato “establecer el primer contacto con el equipo estatal de Morena y armar el equipo de trabajo local”– y la evidente alianza con líderes de ese partido han salvado a los organizadores de los costosos errores, como los que reseñan los entrevistados.

La señora Margarita López –dedicada a recuperar cuerpos de fosas– fue invitada al evento del martes 14 en Morelia. Dice que, al igual que otras madres de personas desaparecidas, se sintió burlada al descubrir que en el templete, representando a las víctimas, fue designada la viuda de un hombre de Apatzingán a quien acusan de cometer desapariciones; como víctimas, agrega, había otros hombres señalados por asesinatos.

“Fue lamentable que había comunitarios, autodefensas, ex Templarios; un revoltijo de chile y manteca. Veías malencarados que sabes perfectamente bien quiénes son y a qué se dedican. ¡Y estaban ahí como víctimas!… Para nosotros fue una burla, un teatro que se está haciendo”, dijo en entrevista, luego de que tuiteó que los foros eran una farsa.

Integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, la señora López explica que la consulta consistió en “llenar formatos”, pero, afirma, como había tanta inconformidad por lo ocurrido, exigieron a Alfonso Durazo, futuro titular de la Secretaría de Seguridad Pública, que se sentara a escuchar sus reclamos.

En todo el acto hubo turbulencias. La más notoria fue la protesta que se desató cuando, durante la inauguración, daba su mensaje el secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Juan Bernardo Corona, quien optó por huir sin terminar su discurso. La gente le reclamó a gritos los cuatro asesinatos que cometió su corporación el año pasado en Arantepecua y comenzó a cercarlo con gritos de “¡No hay justicia, no hay justicia!”.

Para atemperar el conato de violencia desatada en ese foro de paz tuvo que intervenir –con la voz entrecortada– el propio Durazo.

Periodistas presentes desde el inicio notaron que muchos de los asistentes eran líderes de Morena y funcionarios. Otro de los protagonistas de ese día fue el exlíder de las autodefensas José Manuel Mireles, quien abandonó el acto tras denunciar que no había líderes verdaderos y calificarlo de “una farsa”, “teatro de políticos” y “pura charlatanería”.

Al día siguiente, la consulta en Tierra Caliente también se les complicó a los organizadores.

Eventos al vapor

Aunque más de mil personas de La Huacana y municipios cercanos atendieron a la convocatoria, pocos se quedaron a la consulta al ver que no llegaron los secretarios de Estado que habían sido anunciados: Durazo, Olga Sánchez Cordero, quien encabezará la Secretaría de Gobernación, y el subsecretario Alejandro Encinas.

Tampoco se cumplió la agenda que días antes se había pactado con el municipio y los líderes de sectores sociales, como meloneros, pescadores y empresarios, de analizar los problemas sociales. La consulta a las víctimas –con las preguntas que deberían responder para discutir las propuestas de pacificación– se suspendió porque se convirtió en catarsis.

La persona comisionada por la gente de Durazo como organizador logístico del acto –quien pidió el anonimato– comentó a Proceso que esa semana se había integrado al equipo y de inmediato fue enviado a esa zona disputada por los cárteles; sólo que, sostiene, se le comisionó sin viáticos ni medidas de seguridad ni documentos que explicaran la metodología o protocolos sobre cómo organizar la consulta. De acuerdo con las instrucciones que le dieron, se contactó con la presidencia municipal y con la candidata de Morena que perdió la elección. Fue con ellos y otros actores como armó los temas que se tocarían en el foro.

Explicó que los asistentes a la consulta de La Huacana se decepcionaron al ver que en representación de López Obrador llegaba Eunice Rendón, una integrante del equipo de Durazo, y el diputado Jesús Valencia.

Se desató un conflicto cuando la gente de Morena se quejó ante ella de que el foro fue organizado, convocado y financiado por un ayuntamiento priista. En respuesta, Rendón suspendió las mesas que la gente había acordado para hablar de los problemas del municipio y fijó el mismo esquema de cinco mesas de consulta con formularios prefabricados que se aplica en cada estado.

El puñado de víctimas que permanecieron fueron conducidas a un comedor, pero no fue posible consultarlas sobre el proceso de pacificación y la amnistía porque estaban urgidas de contar sus casos.

El presidente municipal priista de La Huacana, Lino Paz Rosas, agregó en entrevista que no entiende qué pasó: a pesar de que logró reunir a más de mil personas, ni las gracias recibió de los organizadores enviados desde la Ciudad de México.

“Nosotros cumplimos con la petición de darles facilidades. No sé si no les gustó cómo lo planearon los mismos suyos o los resultados o qué pasó. No faltamos al respeto, pagamos todo, y no sé por qué se fueron sin decir adiós”, dijo vía telefónica, conciliador, sin dejar de repetir que no pierde la ilusión de que lo visite el próximo presidente o su gabinete para plantearles las carencias que tienen.

Sospecha que el enojo y posterior desplante de Rendón fue por temas partidistas: “Ella quería poner a un líder de Morena a dar la bienvenida, el señor Salmón, que no vive en nuestro municipio y es papá de una regidora por Morena. La gente no estuvo de acuerdo. Si nuestro municipio, nosotros, invitamos a la gente, no queríamos que hubiera colores partidistas, le dijimos con respeto”, asegura el alcalde Paz Rosas.

Agrega que no ha podido pagar el costo del foro fracasado. “Dijeron que ellos iban a pagar, pero ni por las sillas volvieron. Nos falta de pagar el perifoneo que se hizo para que viniera la gente, lo que se dio de refrigerio, los hospedajes y sus comidas. Pensamos que nos iban a considerar en los beneficios, lo que pudiera salir en las conclusiones, porque tenemos deserción escolar, falta de infraestructura, inseguridad, problemas de salud… No se concretó nada. A ver si después se puede para que tomen en cuenta las carencias en que vivimos”.

El encargado logístico que recientemente renunció al equipo de Rendón opina: “Nada más se fue para la foto, para subirla a redes y ya. Eso fue un desastre. ¿Cómo van a poner a gente prepotente que no tiene contexto ni formación en derechos humanos a coordinar foros de reconciliación? Fue una mentada (de madre) para la gente”.

La reportera consultó el borrador del Manual operativo de los Foros Escucha, realizado en Ciudad Juárez con la ayuda del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec), que aglutina a empresarios. El documento indica que es necesario establecer el primer contacto en la ciudad sede del foro al menos tres semanas antes de la fecha del evento, y el primer acercamiento –por orden como está enlistado– debe hacerse con el equipo estatal de Morena, la universidad convocante y aliados regionales (sean organizaciones, empresarios, académicos o personalidades). Sin embargo, a dicho entrevistado lo mandaron a organizar un evento al vapor.

Los cuestionamientos

La polémica acompaña desde su nacimiento a esos foros de consulta sobre las políticas para lograr la pacificación, entre ellas la legalización de algunas drogas, la amnistía para algunos delitos y el futuro rol del Ejército. Las respuestas que se obtengan en 43 consultas presenciales, más lo que la gente mande por internet, según el presidente electo, delinearán los cambios en la estrategia de seguridad y las políticas para reducir la violencia.

El primer cuestionamiento fue el del investigador Jacobo Dayán, quien señaló que era perverso que la Secretaría de Seguridad Pública, que será la encargada de la Policía Federal, organice foros con víctimas y no lo haga una instancia más adecuada, como la Secretaría de Gobernación.

Sin embargo, López Obrador le dio esa responsabilidad a Durazo, quien comisionó como responsable del proceso a la exdiputada y académica Loretta Ortiz y a Eunice Rendón, quien fue funcionaria de los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

El miércoles 1, en reunión privada, representantes de organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos manifestaron a Ortiz su preocupación de que en los foros la gente sea revictimizada o puesta en riesgo, se junte a funcionarios violadores de derechos humanos con víctimas, se utilice a los asistentes para legitimar una agenda preestablecida, haya catarsis sin apoyo psicológico o se carezca de metodología.

Ortiz sostuvo que todo estaba listo. Dijo que ella y su equipo también tenían experiencia en acompañamiento a víctimas.

En la inauguración de los “Foro Escucha” el martes 7 en Ciudad Juárez, se encendió una nueva polémica cuando el presidente electo López Obrador dijo que para alcanzar el proyecto de unidad nacional requerirá que la gente conceda “el perdón”, lo que provocó que las víctimas presentes gritaran: “¡No! ¡Ni perdón ni olvido!” y “¡Sin justicia no hay perdón!”.

Ante esa respuesta, él reviró: “Coincido con lo que dicen que no hay que olvidar, pero sí estoy a favor del perdón. Respeto mucho a los que dicen ‘ni perdón ni olvido’. Yo digo: ‘olvido no, perdón sí”. Después pidió acabar con la Ley del Talión, la del “ojo por ojo, diente por diente”, y remató diciendo que para escuchar sus opiniones se organizaron esos foros, en los que, puntualizó, no habría simulación.

En el acto público y en las dos mesas privadas de consulta las personas manifestaron una abrumadora oposición a la amnistía en los tres minutos que les dieron para expresarse (Proceso 2180). Sin embargo, en las conclusiones dadas a conocer por los organizadores en la web y en un boletín de prensa se mencionó una supuesta aceptación de la amnistía.

La rebelión de las víctimas

El sacerdote Mario Manrique, desde la frontera juarense, publicó una columna titulada “Un foro de escucha con poca escucha”, donde criticó las forzadas conclusiones y señaló: “(afirmar que) ‘algunas de las víctimas aceptan amnistía’ parece una frase metida con calzador, ya que fue delante de todo el auditorio y los medios de comunicación presentes en el Teatro Gracia Pasquel, cuando las madres y familiares de los desaparecidos y víctimas de violencia expresaron rotundamente su exigencia por la justicia y un rotundo NO al perdón y al olvido. Creo que esto no le quedó claro ni al presidente electo ni al equipo que redactó ese documento”.

Ahí sostuvo que pareciera que se quiso justificar una promesa de campaña, y pidió respeto al pueblo y verdadera escucha.

En el segundo foro, efectuado el jueves 9 en Torreón, Silvia Ortiz, designada como representante de las víctimas –madre que desde hace 13 años busca a su hija Fanny y rastrea fosas– fue quien planteó el sentir generalizado: “Defendemos el ‘ni perdón ni olvido’”, y agregó: “Hablar de amnistía sin entender lo que se lleva a cuestas es hablar por hablar”.

En esa ocasión no se supo cuáles fueron los resultados de la consulta. Por protocolo establecido en el equipo de Durazo, en las reuniones no se permite el acceso a la prensa para escuchar la respuesta de la gente en relación con la amnistía, no es posible entrevistar a los moderadores porque deben prometer confidencialidad, y tampoco se hizo pública alguna relatoría –como se había anunciado– para conocer las opiniones de los participantes.

La rebelión de las víctimas a la petición de perdón a partir del discurso en Ciudad Juárez comenzó a ventilarse en medios de comunicación y redes sociales. Pronto se divulgarían también las críticas por la desorganización de los foros.

Desde Juárez, por ejemplo, la activista Imelda Marrufo, quien el martes 7 inauguró al lado de López Obrador las consultas, publicó en LaVerdadJuárez que además de errores de cálculo para permitir el ingreso de las personas sobrevivientes de violencia, la metodología usada en la consulta fue revictimizante y planteó la necesidad de que hubiera acompañantes experimentados.

Expresó que los organizadores no dejaron claro cuál es la propuesta que en los foros se discute, en qué consiste la idea de perdonar y cuál será el proceso planteado de pacificación.

A su vez, el cura michoacano José Luis Segura escribió en su cuenta de Facebook que “el dichoso foro loro” del martes 14 en Morelia, promovido por Morena y lleno de simpatizantes de ese partido, dejó la impresión de estar mal preparado y lleno de discursos vacíos, además de que, afirmó, falló el cálculo del tiempo y de la concurrencia, con muchos temas sin consultarse.

Este reportaje se publicó el 19 de agosto de 2018 en la edición 2181 de la revista Proceso.